Raziel Tovar

Diarios de un Meditador

El lenguaje de lo abstracto

Hablar el lenguaje de lo abstracto es quitarle la pata a una silla, pedirte que te sientas en ella y exigir que te sientas cómodo. Pedirte después, olvidarte de la silla y que a la pata la nombres silla. No a esta silla en particular, sino a crear una imagen genérica de todas por igual. Y partir de esta experiencia particular exigirte que realices un estudio al respecto y lo llames sillología.

Compartir

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin