Diarios de un Meditador

Dioses falsos (borrador)

Escribo con puño y letra para evitar cualquier corrección. Para no escribir lo que sea mi voluntad, sino la de quien verdaderamente es. Escribo debido a mi incapacidad para hablar con el corazón desnudo. En el movimiento de la escritura encuentro la sinceridad. Porque el papel ésta en blanco es

Leer entrada

La fórmula para encontrar la felicidad

Todos los días te buscaba el apartamento 57 pero nunca lo encontraba. Cuanto más rigurosa era mi búsqueda más perdido terminaba. Entonces un día decidí buscarte en el apartamento 75 y encontré el 57. Ésta amigos míos, es la fórmula para encontrar la felicidad.

Leer entrada

El lenguaje de lo abstracto

Hablar el lenguaje de lo abstracto es quitarle la pata a una silla, pedirte que te sientas en ella y exigir que te sientas cómodo. Pedirte después, olvidarte de la silla y que a la pata la nombres silla. No a esta silla en particular, sino a crear una imagen

Leer entrada

Atado a una abstracción

Pobre John, de tanto reflexionar sobre la libertad terminó atado a una mera abstracción. Atrapado en esta ilusión se quitó la vida. Soy condescendiente al decir que se la quitó pues en realidad nunca poseyó una vida. La vida lo poseyó a él. Toda su vida creyó perseguir la libertad

Leer entrada

Sin nombre por bandera

Admiro al hombre que vive sin nombre por bandera. A aquel que es capaz de disfrutar las cosas más sencillas y triviales. A la persona que sabe ser feliz no solo con la dicha sino también con el sufrimiento. Admiro a quien tiene valores firmes pero flexibles. Admiro al hombre

Leer entrada

Sentirse vivo

Sentirse enamorado. La emoción de ver a esa persona por la que te levantas cada día. Sentir el cuerpo lleno de energía, con un inmenso deseo de correr porque eres libre. Sentir que no hay obstáculo alguno para lograr lo que te propones. Bailar con devoción y entrega aunque no

Leer entrada