Beneficios de la Meditación y el Mindfulness ¿Cuál es mejor?

Las ciencias contemplativas han demostrado que estas prácticas ayudan a reducir estrés, ansiedad, dolor crónico y otras enfermedades. Promueven emociones positivas, mejoran la concentración y resiliencia. Pero la meditación y el mindfulness no son exactamente lo mismo. ¿Cómo saber cuál es mejor para ti y por qué?

Las ciencias contemplativas han demostrado que estas prácticas ayudan a reducir estrés, ansiedad, dolor crónico y otras enfermedades. Promueven emociones positivas, mejoran la concentración y resiliencia. Pero la meditación y el mindfulness no son exactamente lo mismo. ¿Cómo saber cuál es mejor para ti y por qué?

Mindfulness o Meditación ¿Son lo mismo?

La respuesta corta es no. Si bien, en el contexto de la psicología moderna mindfulness es un tipo de meditación, desde mi punto de vista, el mindfulness contemporáneo como práctica no espiritual, está mucho más orientado a la reducción del estrés y el malestar, y porque no decirlo, a disfrutar más de la vida.

Este mindfulness secular se basa principalmente, en la habilidad para entrenar la atención. Por ejemplo, intentando observar de forma imparcial la propia respiración durante un par de minutos, notando los pensamientos, sensaciones y emociones que surgen, pero intentando no cambiarlos ni rechazarlos, sino simplemente dejarlos pasar y volver a la respiración una y otra vez.

A nivel psicológico, podemos decir que este tipo de mindfulness no busca la modificación cognitiva, (o por lo menos no de forma directa), sino cambiar la relación con nuestros propios pensamientos al reducir la reactividad ante el estrés que estos mismos nos generan. Esto es ya un enorme beneficio que produce un gran impacto en la salud física y mental que veremos más adelante.

La meditación va más allá de mindfulness

Sin embargo, la respuesta más completa a la pregunta anterior implica saber que la práctica de mindfulness es un aspecto básico de toda meditación. Es decir, para meditar es necesario primero lograr cierto nivel de calma y quietud, a través de la observación imparcial de nuestro ajetreo mental y la respiración. Podríamos llamar a esto, entrar a un estado de mindfulness.

Te invito a ver el video de mi canal de Youtube que te dejo a continuación en dónde explico más a detalles las diferencias entre mindfulness y la meditación y sus beneficios.

Pero en la meditación, una vez que logramos cierto nivel de paz mental (o de mindfulness) intentamos dar un paso más, abriendo un mundo de posibilidades. Ya no se trata de solo observar el mundo interno sin ser reactivos, sino también aprender a crear las causas y condiciones que nos ayudarán a generar emociones más positivas y estados mentales virtuosos como la compasión universal o el altruismo espontáneo.

Dicho de otra forma, con mindfulness dejamos de ser reactivos, y con la meditación comenzamos a ser proactivos.

Diferencias psicológicas entre el mindfulness y la meditación

A nivel psicológico podemos decir que la meditación, a diferencia del mindfulness, sí busca la reestructuración cognitiva y la modificación de la conducta, pero como resultado de un entendimiento mucho más profundo de uno mismo y de la realidad.

Mientras que en mindfulness la herramienta principal es la atención, en la meditación los son también la intención, la contemplación, el razonamiento lógico, la visualización, la identificación con arquetipos, afirmaciones, la recitación de mantras, etc.

Yo suelo definir la meditación como un conjunto de prácticas para cultivar cualidades positivas como la compasión, el altruismo o la sabiduría. Y mindfulness como la capacidad y el acto de notar en dónde está tu mente, eligiendo observar un pensamiento, emoción o sensación a la vez.

Podríamos profundizar mucho más en sus diferencias y debatir estas definiciones, pero no es el propósito de este artículo. Únicamente introduzco estas perspectivas para entender por qué los beneficio del mindfulness y la meditación podrían ser distintos.

Beneficios de Mindfulness

Como ya mencioné, mindfulness ayuda a reducir la reactividad instintiva ante el estrés generado por nuestros propios pensamientos y emociones que activan los mecanismos (muchas veces desadaptativos) de lucha o huida. Al reducir nuestra interpretación exagerada de peligro de nuestro mundo interno y externo, se reducen también reacciones fisiológicas de alarma como el nivel de cortisol (la llamada hormona del estrés) y se promueve una mejor regulación del sistema nervioso.

Esto se traduce en múltiples beneficios que impactan a nivel físico y mental como:

  1. Reducción de estrés y ansiedad
  2. Reducción del cortisol
  3. Reducción de síntomas de enfermedades crónicas
  4. Mejor gestión emocional
  5. Mejora concentración
  6. Mejora del estado de ánimo
  7. Aumento de emociones positivas
  8. Mayor resiliencia
  9. Mejora del sistema inmunitario
  10. Promueve la plasticidad cerebral

Todos estos beneficios están respaldados con miles de estudios que hay sobre mindfulness, incluidos dos estudios que yo realicé y publiqué en 2018 y 2017 como parte de mi proyecto de investigación en mindfulness durante mi maestría en psicología de la salud. Al final te comparto las ligas de los estudios.

Por cierto, si tienes curiosidad por saber tus niveles de mindfulness te invito a realizar el siguiente test, te lleva solo unos cinco minutos https://razieltovar.com/test-mindfulness

Podemos resumirlos los beneficios de mindfulness como una forma de reducción del malestar y aumento del bienestar. Pero créeme, aún podemos ir más lejos con la meditación. Y no es por subestimar en absoluto estos beneficios que ya de por sí son sorprendentes.

¿Pero qué acaso la meditación no aporta también todos esos beneficios? Sí, así es, pero vamos a ver a continuación que otros beneficios podemos lograr.

Beneficio de la meditación

Ya vimos que la meditación requiere de la práctica de mindfulness para primero apaciguar el caos mental y reducir el impulso desadaptativo de reaccionar con mayor estrés ante esta situación. Pero entonces, cuando se logra un poco de paz mental, estamos listos para dejar de ser neutros e imparciales ante nuestros pensamientos, y en su lugar, comenzar a cultivar actitudes prosociales que favorecen, por ejemplo, la empatía y la conexión social con los demás.

Para ellos se utilizan técnicas y razonamientos lógicos que nos ayudan a evocar emociones altruistas. Por ejemplo, al meditar en la compasión podemos comenzar pensando:

«Al igual que yo, todos los seres desean ser felices, y ninguno desea experimentar el mínimo de los sufrimientos. Por lo tanto, su felicidad y bienestar es tan importante como los míos. Así pues, para lograr verdadera felicidad he de esforzarme por ayudar a que todos los seres, incluido yo mismo, podamos liberarnos de raíz de las causas que nos generan sufrimiento».

Este es solo un pequeño ejemplo. Durante la meditación, podemos seguir profundizando en este razonamiento analizando sus partes. Poniendo a prueba sus argumentos hasta llegar a una firme convicción o determinación.

Además, podemos utilizar visualizaciones. Por ejemplo, puedes imaginarte a ti mismo, liberándote de raíz de todo aquello que te genera estrés y malestar. Es decir, no solo de cosas superficiales como problemas con el dinero o un jefe difícil, sino liderándote realmente de todos tus patrones de pensamiento y conductas limitantes y autodestructivas.

El ejercicio anterior, realizado con la guía, la intención y el contexto adecuados, no solo genera cambios de pensamiento, sino que también produce cambios a nivel fisiológicos. A continuación algunos ejemplos:

  1. Experimentar profundos estados paz
  2. Cultivar virtudes y fortalezas de carácter
  3. Cultivar emociones altruistas como la compasión
  4. Cultivar actitudes prosociales
  5. Reducir conductas y patrones autodestructivos
  6. Sanar traumas
  7. Desarrollar un yo más auténtico
  8. Una mejor relación contigo y con los demás
  9. Un entendimiento más profundo de la realidad
  10. Cultivar felicidad genuina y duradera

Como la meditación es un término paraguas muy amplio que incluye la misma práctica de mindfulness, depende por completo de tus objetivos y tipo de meditación que realices para los beneficios que puedes obtener.

Pero mientras los beneficios de mindfulness están más orientados a la reducción del estrés y mejora de la salud, la meditación se orienta más hacia el desarrollo óptimo de la personalidad, el cultivo de cualidades positivas y fortalezas. Y generalmente está ligada al desarrollo espiritual o un propósito de vida que da significado y nos guía a la autorrealización o trascendencia.

¿Cuál es mejor? La meditación o el mindfulness

Pareciera ser que la respuesta es obvia, dado que la meditación aporta beneficios adicionales en comparación con la práctica de mindfulness. Sin embargo, depende de tu contexto, objetivos y nivel de desarrollo personal y espiritual.

Creo que alguien que en su vida está en un momento de demasiado estrés y que además su salud física y mental se encuentra comprometida, comenzar por practicar mindfulness sería lo ideal. Y una vez que logre cierto balance, podría darse la oportunidad de probar la meditación más profunda. Por ejemplo, meditar en aspectos como la impermanencia, el karma, la conducta ética, la compasión universal o la vacuidad, por nombrar algunas meditaciones.

Ahora bien, si el estrés que experimentas está más asociado a una crisis existencial, una sensación de falta de sentido, o tienes inquietudes más trascendentales, como entender cuál es la raíz del sufrimiento, cómo ser una persona completamente auténtica, o cuál es la forma más sabía para impactar en la vida de los demás, entonces la meditación es un mejor camino para ti.

Sin embargo, aun cuando la meditación y el mindfulness aportan beneficios increíbles, hay que recordar que no sustituyen la psicoterapia. En el mejor de los casos, podemos combinar ambas herramientas. Por este motivo me especialicé en psicoterapia contemplativa. Si te interesa conocer más sobre cómo el mindfulness, la meditación y la terapia funcionan en conjunto, puedes revisar este artículo que escribí al respecto.

En realidad las diferencias apenas son perceptibles

Para concluir este artículo, es importante mencionar que la diferencia entre meditación y mindfulness en realidad son mucho más a nivel teórico. Creo que toda práctica sincera de mindfulness nos lleva a la meditación, y que toda meditación requiere de mindfulness. Es importante siempre regresar a las bases, aun cuando tengamos ya cierta familiaridad con aspectos más profundos como la vacuidad, el tantra o seamos capaces de reconocer nuestro potencial de convertirnos en un ser iluminado.

La intención de este artículo no es decir que la meditación de las tradiciones contemplativas es mejor que el «nuevo» mindfulness occidental más difundido. Sino simplemente promover la reflexión en tornos a estas prácticas y preguntarnos de forma sincera ¿Por qué medito? ¿Por qué práctico mindfulness? ¿Qué es lo que quiero lograr? ¿Quiero salud, bienestar, felicidad auténtica? Etc.

Así que si tú prácticas o enseñas mindfulness por favor no pienses que estoy minimizando tu práctica. Por el contrario, mi objetivo es, como comenté al inicio, difundir los beneficios de estas prácticas y promover espacios de diálogo en torno a las ciencias contemplativas.

Promoviendo El Arte de la Meditación

Si te ha gustado este artículo, te invito a seguir el podcast de El Arte de la Meditación en cualquiera de sus plataformas:

¿Y tú que piensas que es mejor para ti? ¿La meditación o el mindfulness? Por favor, déjame un comentario y compárteme cuál es tu práctica principal. Los beneficios que has experimentado o simplemente tus reflexiones sobre este tema. Te leeré con mucho entusiasmo.

Y ya que llegaste hasta él final, por favor dime ¿Qué otro tema relacionado con la meditación, mindfulness o las ciencias contemplativas te gustaría que tocara en el próximo newsletter o episodio del podcast?

Yo soy Raziel Tovar, psicólogo especialista en programas de mindfulness y psicoterapia contemplativa. Nos leemos en una próxima edición de El Arte de la Meditación.


Referencias y recursos:

Acerca del autor

El maestro Raziel Tovar es psicólogo especialista en programas de mindfulness y psicoterapia contemplativa. Es creador y host del podcast El Arte de la Meditación. Investigador y divulgador sobre psicología budista y ciencias contemplativas.

Suscríbete a El Arte de la Meditación
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right